El Obispo Tissera ordenó sacerdote al salesiano Daniel Martínez

Municipio_Quilmes

En la Misa celebrada este sábado 12 de octubre a las 18 en la Parroquia Nuestra Señora de la Guardia de Bernal, el Padre Obispo Carlos José Tissera ordenó sacerdote al salesiano Daniel Baltasar Martínez que integra la comunidad salesiana de Bernal.

Daniel, oriundo de Comodoro Rivadavia, eligió como lema de su ordenación sacerdotal “Mi alma canta la grandeza del Señor”, de san Lucas 1, 46.

En la misa participaron también el Padre Honorio Caucamán, superior provincial de la Inspectoría Sur de la Congregación Salesiana, el Padre Néstor Zubeldía, Director de la Casa de Bernal y Párroco de Nuestra Señora de la Guardia, y más de 20 sacerdotes salesianos y diáconos salesianos.

En su homilía (que se transcribe a continuación) el Obispo de Quilmes, Carlos Tissera, agradeció al nuevo sacerdote “por tu ‘Sí’ al llamado de Jesús”, y a su familia “la generosidad (…) y por todo lo que han sembrado en el corazón sacerdotal de Daniel”. Y dijo al Padre Daniel “Como Jeremías, como Juan Bautista, somos elegidos, amados por Dios desde siempre. Desde siempre somos llamados y elegidos para la misión. Ante algo tan misterioso y grandioso, junto a la alegría aparece el temor que nos causa nuestra poca cosa, nuestra limitación y nuestro pecado. Dios te ha elegido para ser ministro de la misericordia, porque vos mismo has experimentado su amor misericordioso. Te hace ministro del perdón, porque ¡cuántas veces has sido perdonado!”

Monseñor Tissera también agradeció a la Familia Salesiana y recordó que “una de las expresiones más ricas de la pedagogía de Don Bosco es la alegría. Desde sus inicios hasta hoy, allí donde están sus hijos e hijas, hay espacios para recreación, la fiesta, el deporte, la música, el teatro y el patio. Allí se crea el clima para la amistad y la alegría. Es la alegría de estar en armonía consigo mismo, con los demás y con Dios. Es el Dios que canta y baila de alegría por sus hijos. La confianza en Dios, era una máxima para Don Bosco, porque Él es el que abre los nuevos caminos, es la fuente de la santidad.”.

Luego de la imposición de manos del Padre Obispo y de los sacerdotes presentes, la comunidad salesiana de Bernal y la familia de Daniel lo vistieron con sus ornamentos sacerdotales: la estola y la casulla.

Hacia el final de la celebración, el Presbítero Caucamán agradeció al Obispo Tissera y a los presentes y pidió acompañar al nuevo sacerdote, como se hizo en su camino. Y el Padre Martínez, que dijo sentirse feliz, agradeció con gran sentido y emoción a los presentes y a los que lo acompañaron en este camino y saludo especialmente a su mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *