SUAV LAVOZDELGRITO

mor2

 NACIONALES


Carta de Emilio Pérsico a los que luchan

Podría decir que fue muy emotivo el arranque de la Marcha de San Cayetano del 7 de agosto por
las 3T con las virgencitas y las herramientas de trabajo. Con San Cayetano, los tractores de la
agricultura familiar y los botes de los pescadores artesanales. Con las estampitas de Francisco y
las banderas de nuestros corazones pidiendo Paz, Pan, Tierra, Techo y Trabajo; y agradeciendo
a la unidad y a la lucha por la dignidad conquistada.
Podría decir que fue emotivo caminar los 13 kilómetros mostrando lo invisible, a los pobres, a los
trabajadores humildes, al subsuelo de la patria y los miles de aplausos de los vecinos.
Podría decir lo emotivo de enredarnos en un abrazo en Plaza Once con los Trabajadores del
Movimiento Obrero y en especial un fuerte apretón para el secretario general de nuestra CGT, el
compañero Juan Carlos Schmid.
Podría agradecerle a los pibes y pibas que cantaron y saltaron durante 13 kilómetros, a nuestras
pequeñas grandes mujeres que, preparándose para la movilización del otro día, levantaron los
pañuelos de la esperanza por una sociedad más justa.
Pero no, ese era su deber de militantes del Evita.
Lo que realmente me emocionó, lo que me llenó el alma y el cuerpo de alegría, de victoria y de
futuro; y me convenció que es posible construir una patria nueva, de que no nos equivocamos en
ir juntos con el último de la fila, de amar sus cicatrices, sus dolores, enjuagar sus llantos y desde
ahí, desde lo más difícil, construir organización popular y poder para el pueblo; no fue llegar a la
Plaza de Mayo sino llegar a la 9 de Julio y encontrar la gigantesca columna del Evita, organizada,
disciplinada y con ansias de victoria.
Me emocionaron, en lo profundo de mi alma, esxs compañerxs que salieron muy temprano de sus
barrios, en donde la política de esta democracia condicionada y liberal lxs ha llevado al sufrimiento
de los Nadies. De no ser vistos ni oídos, pero estar ahí, donde la vida se torna un infierno y donde
el militante del Evita toca el sueño de la solidaridad con sus propias manos y moldea desde el
barro de la injusticia, organización de y para el pueblo.
Gracias compañerxs por lo que hacen todos los días en cada rincón del país, por su generosidad
y sacrificio, por la entrega militante que no está en un set de televisión ni en las páginas de los
diarios ni en las redes sociales porque está muy ocupada construyendo otra historia.

Emilio Pérsico
Secretario General
Movimiento Evita
GRACIAS A LA MILITANCIA DEL EVITA

HCD

CUB 262x218 1

280 x 190

defensoria aviso

abuelas

AVISO ODDONE INTERIOR2

 ESCRIBINOS




 BUSCANOS EN FACEBOOK


 SEGUINOS EN TWITTER