SUAV LAVOZDELGRITO

mor2

 OPINIÓN


Martiniano Molina no junta la basura de las calles de Quilmes - por Orlando Agüero

 

Desde que comenzó la gestión de Martiniano Molina en el distrito de Quilmes, la recolección de la basura se convirtió en un problema que no parece encontrar solución en el corto plazo.

Es de público conocimiento, dentro del Partido de Quilmes, el problema que deben afrontar numerosos barrios de la zona oeste y algunos de la zona este del distrito, por la falta en la recolección de las bolsas que contienen los residuos domiciliarios. Parece mentira, pero es una realidad que se muestre como se trabaja desde el municipio en la limpieza de los lugares céntricos de Quilmes, pero no se ve como se descuida a la mayor parte de la población que compone la ciudad cervecera. Es que desde que comenzó esta gestión no se priorizó nunca el interés de aquellas familias que viven en los barrios que componen este conglomerado que llamamos Quilmes. Es que desde hace mucho tiempo los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) se han convertido en un muy buen negocio para los dueños del capital.
En Quilmes durante gran parte de la gestión anterior a cargo de Francisco “Barba” Gutiérrez, la concesión del servicio lo tenía la empresa COVELIA. A partir de ahí se llevó adelante un proceso de municipalización del servicio, y para ello el gobierno municipal tuvo que negociar con el Sindicato de Camioneros, y con los distintos bloques del Concejo Deliberante local para recién acordar un tiempo de transición, que sería cubierto desde la normativa legal a través de distintos plazos otorgados por varias votaciones a favor de la “Emergencia Sanitaria”. Estos períodos otorgaban el tiempo para que el Estado Municipal pudiera terminar con la burocracia que le imponían los préstamos que estaban adquiriendo para la compra de una cantidad de camiones destinados a la recolección de los residuos urbanos. También en ese mismo período se intentó realizar un espacio de recolección, separación y reciclado. La precariedad de cómo se llevó adelante ese proceso hizo que en la actual gestión, decidieran casi destruirlo. Es que desde que el gobierno de Martiniano Molina asumió, nunca se observaron medias serias en función de resolver este problema que es de vital importancia para todos los vecinos y vecinas del distrito.
En los momentos en que se llevó a cabo la Municipalización del servicio de recolección, existía en el seno del pueblo y las organizaciones que trabajan para ello, una propuesta que mejoraba la simple idea de la municipalización. Esa fue la propuesta denominada: MUNICIPALIZACIÓN CON PARTICIPACION POPULAR, que se presentó en la Universidad de Quilmes el día. . En ella han trabajado organizaciones sociales, ambientalistas, juveniles y técnicos muy probados en la materia. La idea resumía una serie de factores imprescindibles a tener en cuenta para los desafíos de los RSU en esta parte del siglo. Son como nuestras nuevas confrontaciones. El proyecto plantea un trabajo duro sobre un cambio cultural en la sociedad. Donde las familias puedan separar los residuos en sus casas. Y que los residuos orgánicos se puedan utilizar en la generación de energía. Nada tonto si lo pensamos dentro del contexto de aumentos desmedidos de tarifas que hoy tenemos que aguantar.
Hoy da la sensación que la basura de los barrios no se junta, porque se pretende desde la gestión deteriorar el servicio. Toda etapa previa a una privatización se dio dentro del plano del deterioro del servicio o producción del área que se quiere vender. Así esa privatización se puede lograr con un precio bajo y se puede hacer negocio entre amigos. Esta es una temática que desgraciadamente conocemos no solo en Quilmes sino también en el contexto provincial y nacional.
Podemos observar que esta gestión recibió una innumerable cantidad de camiones casi cero kilómetro, para llevar a cabo la recolección de los residuos domiciliarios, y observamos que hoy no hay ninguno de esos instrumentos para trabajar. Los trabajadores que recolectan los residuos a diario no se los ve con los elementos de seguridad correspondientes. Es más que importante que los trabajadores cuenten con todas las normas de seguridad correspondientes, así también como un salario acorde a la situación. El descuido en todos estos puntos nos deja intranquilos a muchos quilmeños. Nos hace pensar que se quiere privatizar el servicio de basura y así perder no solo derechos ciudadanos sino también calidad de vida.

HCD

CUB 262x218 1

280 x 190

defensoria aviso

abuelas

AVISO ODDONE INTERIOR2

 ESCRIBINOS




 BUSCANOS EN FACEBOOK


 SEGUINOS EN TWITTER