SUAV LAVOZDELGRITO

mor2

 OPINIÓN


Felipe Solá candidato responsable de los asesinatos de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki

Por Orlando Agüero -

En los últimos meses y a casi un año de las elecciones presidenciales del 2019, Felipe Solá actual diputado nacional por el Frente Renovador, se auto define como candidato a presidente de la unidad del peronismo y parte de la oposición. Algunos medios lo califican como “el pacificador” ante el ajetreado escenario preelectoral opositor que pretende ganarle al macrismo. El asunto es su deuda ante la justicia por el asesinato de los dos jóvenes piqueteros mientras él era el gobernador de la provincia de Buenos Aires. Su propia policía fue la mano de obra que llevó adelante el trabajo más sucio.

La necesidad de ganarle las elecciones al macrismo en las presidenciales del año que viene debido al brutal ajuste del que es víctima la mayoría del pueblo, deriva en que se inventen algunas candidaturas. Estas parecen infladas desde algún sector, a modo de globo de ensayo, para ver si pueden llegar a ser el pegamento que una a distintas fracciones. Es que el peronismo está muy dividido y además entre sus tareas está incluir a parte de la oposición que lucha desde los movimientos sociales. Solá, en esa clave, no duda en recorrer distintos estudios de televisión, radios y medios escritos para que su postulación encuentre el andarivel que lo catapulte al encumbrado sitio de candidato a presidente.
Su carrera política
Su origen político se encuentra en la representación de los sectores patronales del campo del interior de la provincia de Buenos Aires. Así fue el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca del menemismo en los años 90. Luego fue el acompañante de Carlos Ruckauf en el gobierno bonaerense hasta el fin del año 2001. El comienzo del 2002, momento en que Duhalde fue el presidente no democrático del momento de mayor crisis económica, social e institucional del país, lo encuentra como gobernador de la principal provincia del país. Continuó su gobernación durante el kirchnerismo y luego logró la actual diputación. Hoy forma parte del Frente Renovador. Es decir que pasó por el menemismo, el duhaldismo, el kirchnerismo y el massismo. Esto no es ningún dato relevante dado que es una realidad del movimiento peronista. Sn embargo durante su gestión en el duhaldismo, comandó la policía que encabezó el operativo criminal conocido como Masacre de Avellaneda. El 26 de Junio del 2002 una multitudinaria movilización de familias desocupadas que reclamaban trabajo fue reprimida en la Ciudad de Avellaneda. En esa oportunidad la represión de la policía bonaerense, junto a la Prefectura, la Gendarmería y la Policía Federal, coordinados desde la ex SIDE, hirieron con balas de plomo a más de treinta manifestantes. Hubo cientos de detenidos y en la estación del ferrocarril de esa localidad los jefes de la bonaerense a cargo del operativo, asesinaron a Maximiliano Kosteki y a Darío Santillán. Si bien los policías asesinos hoy están presos a cadena perpetua, quienes dieron las órdenes gozan de absoluta libertad y la impunidad que los encubre les permite candidatearse. Al día siguiente de la represión y las muertes, Felipe Solá, en su carácter de gobernador y jefe de la policía de la provincia, felicitó públicamente al comisario Alfredo Fanchiotti, responsable material de los asesinatos. El relato utilizado por su gestión fue que en realidad las muertes se produjeron por un enfrentamiento entre los propios manifestantes. Luego aparecerían las fotografías de los trabajadores de prensa que se encontraban en el lugar. Esto fue determinante para echar por tierra la mentira inventada por el gobierno nacional de Duhalde y el provincial de Solá. Más adelante Felipe diría que fue “engañado” por los policías, algo que no tiene ningún asidero con la realidad.
El escenario político actual.
De todos modos el escenario político se pone cada vez más difícil. Todavía no se expidió el massismo en relación a su candidatura. El kirchnerismo volvió a la carga con la postulación de Cristina. El PJ es una verdadera caldera, actualmente intervenida por la justicia y con el gastronómico Luis Barrionuevo al frente no tiene candidatos a la vista. Algunos movimientos sociales lo invitan a sus actos, sin embargo parece ésta una plataforma muy pequeña para las aspiraciones del candidato.
La Justicia.
Tal vez el paso más seguro de cara a la sociedad, sea presentarse ante la justicia para aportar lo que sabe en relación a quienes planificaron y dieron las órdenes de la represión en aquella masacre. No hacerlo lo pone como responsable directo o por lo menos cómplice de los asesinatos. Actualmente hay en curso una causa federal que investiga las responsabilidades penales en las decisiones políticas que causaron las muertes. Esta apunta a quienes fueron miembros del Poder Ejecutivo Nacional de ese momento, es decir Duhalde y algunos miembros de su gabinete. Por otro lado también en provincia de Buenos Aires hay una causa que intenta determinar las responsabilidades de Felipe Solá y sus ministros más implicados en las decisiones que terminaron con la muerte de Darío y de Maxi. En uno de los testimonios (extraído del expediente que se tramita en los tribunales de Comdoro Py), realizado por Nora Cortiñas Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, explica que el día de la masacre, desde el teléfono de línea de la propia sede de Madres, se comunicó con el gobernador para preguntarle que estaba sucediendo en Avellaneda. Solá le respondió “No se preocupe Norita, es una pelea entre ellos… de pobres contra pobres”. Esta respuesta es al mediodía del 26 de Junio del 2002 y deja bien en claro que el relato del gobierno ya estaba preparado de antemano y se ejecutaba al mismo tiempo que se desarrollaba la represión y se la televisaba en directo.
Condena social.
Hoy la candidatura de Solá está presentada casi como la única carta de unidad del peronismo y parte de la oposición social. Sin embargo, observamos que este globo de prueba se viene desinflando en la medida que aparecen otras candidaturas. Un globo que no tendría que haber pasado ni la primera prueba, ya que su deuda con la justicia y el pueblo aún sigue sin cubrir. Ya pasó con Duhalde, a quien la justicia lo protege, pero no cuenta con la misma protección desde los sectores populares ya que la condena social le ha llegado con fuerza y lo dejó fuera de la carrera presidencial, tal cual era su objetivo. En este caso la historia parece repetirse.

HCD

pirotecnia 262x218

280 x 190

defensoria aviso

abuelas

AVISO ODDONE INTERIOR2

 ESCRIBINOS




 BUSCANOS EN FACEBOOK


 SEGUINOS EN TWITTER