Para el hermano de la periodista y legisladora, estuvo “muy lejos de hacerse Justicia”

Municipio_Quilmes_2020

Sergio Pérez Volpin, uno de los hermanos de Débora Pérez Volpin, consideró hoy que “es el propio sistema y sus valores” el que hace que “en la Argentina no existan antecedentes de una mala praxis que haya terminado con médicos cumpliendo una pena en prisión”, aunque valoró que, en ese contexto, se haya hecho “lo mejor que se pudo” al juzgar lo ocurrido con la periodista.

“¿Que si se hizo Justicia? No, muy lejos de eso”, aseveró uno de los hermanos de la periodista y legisladora porteña que, el 6 de febrero de 2018, falleció cuando le realizaban una endoscopía digestiva alta, un estudio de baja complejidad, en el Sanatorio La Trinidad de Palermo, hecho por el que el viernes último fue condenado a tres años de prisión condicional por “homicidio culposo” el endoscopista Diego Bialolenkier.

En declaraciones formuladas esta mañana a Télam, Sergio Pérez Volpin puso el foco en las “contradicciones” que tiene el sistema cuando, “a un testigo que miente en una declaración judicial se le aplica una pena de 10 años de prisión o reclusión, y a un profesional que, por imprudencia, impericia o negligencia mata a otra persona con su accionar, le cabe una pena máxima de 5 años”.
“No hay antecedentes en la Argentina de una mala praxis que haya terminado con médicos cumpliendo una pena de prisión efectiva”, aseveró el hermano de la periodista, quien remarcó que, “por eso, lo que está mal es el propio sistema y sus valores”.

Sin embargo, agradeció en nombre de su familia tanto a “la labor de los abogados” de la querella, representada por los letrados Diego Pirota y Débora Lichtmann, y a la labor del juez del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional número 8 de la Capital Federal Javier Anzoátegui, a cargo del debate, realizado durante las dos semanas de la feria judicial.

También, expresó su agradecimiento al trabajo de los medios, que -sostuvo- “impulsan una condena social que la Justicia no brinda”.”Vivimos momentos de gran estrés durante estas dos semanas. Espero que Debo esté más en paz ahora”, aseveró Sergio Pérez Volpin.

Además, sostuvo que si se pudiera, haría el ejercicio de trasladar “el dolor profundo, ese que no se va”, a “los médicos que la mataron y a los directivos del sanatorio que ocultaron pruebas” para que sepan lo que es “sentir que te arrebatan una hermana, una mamá, una hija, así, en un instante”.

El viernes 2 de agosto y tras dos semanas de audiencias, el juicio oral y público por la muerte de la periodista finalizó con la condena al endoscopista Diego Bialolenkier a 3 años de prisión de cumplimiento condicional, y a 7 años y 6 meses de inhabilitación para ejercer su profesión.

En tanto, la anestesista Nélida Inés Puente, quien también participó del procedimiento, fue absuelta por el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional número 8 de Capital Federal.

De acuerdo con lo informado por el Tribunal, este viernes se darán a conocer los fundamentos del veredicto.

En tanto, el abogado Diego Pirota y el periodista Enrique Sacco, pareja de Débora Pérez Volpin, reafirmaron la decisión de dar impulso a una investigación penal contra las autoridades del Sanatorio La Trinidad de Palermo por presunto “encubrimiento”, y, si bien se mostraron conformes con el veredicto, anticiparon que lo apelarán, por considerar -entre otros aspectos- que la anestesista “también es responsable”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *