Proyecto Económico realizó la charla “Políticas sociales para el desarrollo integral”

Municipio_Quilmes_2020

Una descripción de la cruda realidad social que atraviesan el país y la provincia y propuestas para reactivar el trabajo y el consumo de los sectores más postergados, fueron los dos ejes del panel que organizó este lunes Proyecto Económico, el equipo de economistas que conduce la diputada (FpV-PJ) Fernanda Vallejos. Fue en la Basílica Comunidad Jesús Salvador, cuyo referente es el cura Eduardo de la Serna, integrante de Curas en opción por los pobres.

El coordinador de la charla “Políticas sociales para el desarrollo integral”, fue Artemio López, especialista socio-laboral de Proyecto Económico. Junto a él estuvieron Eduardo de la Serna y los invitados Daniel Arroyo, diputado nacional (Red X Argentina); María Laura Torre, secretaria general adjunta del gremio Suteba; y Laura Cibelli, referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE). “Son miradas diversas pero todos con un punto de referencia común: el compromiso para que un proyecto popular, democrático e inclusivo se desarrolle nuevamente en Argentina”, fue la presentación de Artemio López, frente a un público de vecinos, jubilados, trabajadores docentes y carreros que colmaron la capilla.

Mientras los indicadores sociales como desempleo, pobreza e indigencia no paran de empeorar, Vallejos, a cargo del cierre de la jornada, afirmó que “no vamos a escatimar ningún esfuerzo a la hora de sacar adelante a nuestra Argentina como ya lo hicieron otros y otras antes que nosotros”. Y añadió que “lo vamos a conseguir porque es inaceptable lo de Macri y Vidal, es injusto, inmoral, porque no aceptamos vivir una realidad donde conviven 14 millones de compatriotas que no pueden asegurar su alimentación mientras el Estado gasta en apenas medio año, 300 mil millones de pesos en especulación financiera que se va a los bancos, las famosas Leliq”, cuestionó la economista.

“La economía tiene que ser ese espacio donde pensamos de qué manera hacemos más grande la patria, de qué manera generamos más riqueza con el trabajo, con el conocimiento y por sobre todas las cosas de qué manera distribuimos los frutos de ese conocimiento de una manera más justa y equitativa para que esos frutos les lleguen a todos los argentinos”, continuó Vallejos.

La docente María Laura Torre y la carrera Laura Cibelli trazaron un panorama sobre el deterioro social en las escuelas y las calles de la provincia y plantearon qué medidas deberían tomarse en materia de políticas sociales. “En la escuela la pobreza aparece fuertemente, se vuelve a instalar en las familias de nuestros alumnos”, aseguró Torre, quien además pidió retomar los programas socioeducativos FinEs y Ellas Hacen, que “de manera articulada permitieron la posibilidad de continuar o terminar los estudios y hacer pensar cómo se llegaba a una situación de violencia hacia las mujeres”.

Torre también propuso “mayor cantidad de escuelas de jornada completa y volver a tener una escuela técnica que pueda ser lo que fue hace unos años atrás, cuando el Estado nacional puso mucho dinero para que los estudiantes después puedan trabajar en las industrias”. Agregó que “necesitamos la construcción de jardines de infantes, desde la sala de dos años hasta la sala de cinco, porque los puntos de partida en la vida de cualquier ser humano son fundamentales”.

“En Quilmes vivimos una persecución permanente por parte de la Justicia que judicializa a los compañeros por andar a caballo. La respuesta del Estado en Quilmes no existe”, objetó por su parte Cibelli. “Nuestra consigna para pensar propuestas es tierra, techo y trabajo”, explicó, y añadió que a partir de un relevamiento que hizo la CTEP se registraron 4.416 barrios populares en el país. “A partir de este relevamiento, planteamos dividir en diferentes ejes la propuesta, que tiene que ver con la integridad urbana, la integración social, la vivienda, la participación popular y el acceso al suelo. Este plan a doce años, cuesta la mitad de la deuda externa que pedimos durante el gobierno de Macri”.

El cura Eduardo de la Serna ejemplificó la crisis social que se vive en el conurbano bonaerense con dos casos de Quilmes: los 140 despidos en dos fábricas metalúrgicas y la muerte por infección pulmonar de un sietemesino, cuya familia de bajos recursos vio restringido el servicio de atención primaria a la salud.

“Los trabajadores despedidos fueron a pedir ayuda al municipio. Plantearon que sin trabajo no hay dignidad, y les respondieron que la dignidad es el nuevo Metrobús. Por eso, si hay algo que caracteriza a este gobierno nacional, provincial y municipal, es una profunda falta de empatía frente al dolor y el sufrimiento”. Y reforzó: “Nadie muere por lo que tenía Iván. La realidad del pobre se ve, se toca, se huele. Como Iglesia tenemos claro que los pobres no son una estadística, tienen nombre y apellido y en este caso se llama Iván”.

En la capilla también estuvieron figuras políticas y legislativas como la diputada y precandidata a intendenta de Quilmes por el Frente de Todos, Mayra Mendoza, y la diputada Alicia Soraire.

Por último, el diputado Daniel Arroyo sostuvo que “en Argentina no hay una crisis, hay algo más grande: es una catástrofe social”. Y llamó a implementar desde el 10 de diciembre cuatro políticas para frenar la caída de la economía y la situación social. “Regular la canasta básica de alimentos, desendeudar a las familias a través de un sistema de crédito no bancario, a tasas muy bajas, y cuidar y generar trabajo, sobre todo entre los jóvenes y las mujeres, los sectores más afectados”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *