Familia del barrio Memoria, Verdad y Justicia: “Molina no cumple con la sentencia judicial”

Municipio_Quilmes_2020

La problemática del barrio Memoria, Verdad y Justicia parece no tener fin. Allí, las familias aún continúan esperando respuestas por parte del Municipio, destacando que el Jefe Comunal desoye el acuerdo judicial.

A través de un comunicado, las vecinas relataron que en 2017 presentaron un amparo ante el Poder Judicial por las condiciones inhumanas en la que se encontraban viviendo en el barrio; y que “el resultado de la presentación judicial desembocó en un acuerdo entre las demandantes y el Municipio”.

En ese marco, señalaron que en el acuerdo, se obligó a la Comuna “a realizar las reparaciones necesarias a las viviendas entre el 2 de enero y el 2 de marzo de 2018 y a entregar otra vivienda a una de las demandantes adaptado a su situación especial, ya que tiene un hijo en silla de ruedas”. Pero que “vencido el plazo, el Municipio no cumplió con lo acordado, por lo que las actoras presentan una ejecución del acuerdo homologado”.

Indignadas las madres del barrio, conocido también como Mozart, “el Juez del Juzgado de Familia N° 4 de Quilmes en vez de hacer ejecutar el acuerdo incumplido, ordena que se vuelvan a hacer mediaciones para arribar a un acuerdo, cuando en realidad no había nada más que discutir”. Sin embargo, las demandante se volvieron a acceder a las mediaciones judiciales que se llevaron adelante durante todo 2018, pero “durante todo este tiempo, el Municipio no demostró ninguna voluntad de cumplir con lo acordado. Por lo que las actoras decidieron dar por concluido el diálogo e impulsar la ejecución. Así,  se le solicitó al juez que avance y que el Municipio sea condenado a abonar el equivalente al trabajo no realizado y otras obligaciones incumplidas, como ser la entrega de la vivienda a una de las demandantes acorde a sus necesidades, ya que tiene un hijo con discapacidad motriz”.

Al momento de detallar en qué estado se encuentra el barrio actualmente, aseveraron: “Las viviendas siguen estando inhabitables… No existen rampas de acceso, los pozos cloacales se llenan, los tachos de basura no dan abasto para contener los desperdicios generados por los vecinos, con lo cual se juntan todo tipo de roedores, hay cables de electricidad por fuera de las paredes, techos con filtraciones y pozos cloacales llenos”. Y agregaron: “Toda esta situación de injusticia absoluta y el comportamiento del intendente Molina demuestran que no tiene ningún tipo de interés en los vecinos del barrio Memoria, Verdad y Justicia; y además incurre en la violación de la Constitución Nacional, la Constitución Provincial, el Tratado de Derechos Humanos, tratados internacionales con jerarquía constitucional sobre los derechos del niño, etc… Viola el Estado de derecho, comportándose como un déspota desoyendo una orden judicial”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *