Las guerras gorilas 2.0

Municipio_Quilmes_2020

Por Héctor Sosa (*)

Hace varias décadas que los Estados Unidos descree de “las democracias”, quizás siglos. Sería un ejercicio interesante buscar en la constitución del Imperio las palabras “pluralismo” y “partidos políticos”: no existen. Ellos armaron un sistema/ modelo que impusieron al mundo a fuerza de bombas que matan y bombas mediáticas que amortiguan rebeldías.

En los últimos 30 años EE.UU. llevó a su máxima expresión las denominadas “guerras de baja intensidad” , que hoy aplica de forma sistemática en América Latina. También, en otras regiones del mundo.

En la nota de Francisco Pineda aparecida en la revista Chiapas Nº 2. www.ezln.org/revistachiapas, señala los pasos claves de estas guerras:

a) Contrainsurgencia: derrotar movimientos de rebelión popular.

b) Reversión: derrocar gobiernos revolucionarios o los que no se ajustan plenamente a los intereses estadounidenses.

c) Prevención: ayudar a gobiernos aliados de Estados Unidos a evitar su desestabilización.

d) La victoria que persigue la estrategia de guerra de baja intensidad no es sólo militar. Busca una victoria más completa, efectiva para un largo plazo, mediante el aniquilamiento de la fuerza política y moral

e) Las formas de la guerra de baja intensidad son muchas. Se asocian con situaciones de inestabilidad, contención agresiva, paz armada, conflictos militares cortos, antiterrorismo, antisubversión, conflictos internos, guerra de guerrillas, insurrecciones, guerras civiles, guerra irregular o no convencional, guerra encubierta, guerra psicológica, operaciones paramilitares, operaciones especiales, invasión, etcétera

Aquí debemos agregar aquello que la derecha Argentina hará con mayor intensidad desde el 10 de diciembre:

  • Mauricio Macri forma parte de una nueva derecha y trabaja en el territorio de las guerras invisibles, de baja intensidad o campañas directas de comunicación sucia contra organizaciones y personas, donde se incluye el trabajo de inteligencia, seguimientos, escuchas ilegales y manejo de datos íntimos de numerosos dirigentes argentinos.
  • El desarrollo de sus planes lleva el sello de Israel y EE.UU.
  • Las coorporaciones mediáticas son sus tanques
  • Y también lo son sectores de las fuerzas de seguridad.

*Habrá más acciones de “distracción” informativa para que circule mucha información que pongan en un lugar más apagado las acciones del gobierno entrante. Aquí vale recordar a Noam Chomsky en “La estrategia de la distracción “, dice el lingüista: “El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. “Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

Por ello es que se hace vital la capacitación de miles, millones de personas en el conocimiento de la etapa que viene en:

1) Comunicación propia 2) Construir medios de la sociedad civil 3) Unidad en el campo de la comunicación de sus espacios laborales, de estudio, sindicales y medios locales

Habrá que reflexionar lo señalado por el periodista e investigador social, Raúl Alcorezza, en su artículo “Guerras de laboratorio”, donde dice:

“Estamos ante los desbordes de la irresponsabilidad mayúscula de la hiper-burguesía mundial, que ha decidido sacrificar a los pueblos, para preservar el beneficio contable de sus super-ganancias; incluso ha decidido arriesgar la vida misma del planeta. Esta angurria habla, de por sí, de su miseria humana y de sus perspectivas extremadamente cortas. Como dijimos muchas veces, son los pueblos los que pueden parar esta locomotora desbocada al abismo.”

“Estas son algunas de las razones por las que titulamos al bloque de ensayos Guerras de laboratorio. Pues estamos ante la tercera guerra mundial, ya desatada por las máquinas de guerra del imperio, solo que, en contraste con las anteriores guerras mundiales, aparece en sus manifestaciones de baja intensidad. Se trata de una estrafalaria “guerra interminable” contra todo lo que se oponga al pensamiento único”.”

Enorme desafío a futuro. La moneda está en el aire

(*) Editor de Motor Económico, Motor de Ideas, La Nave, docente en Comunicación, Tallerista en Manipulación Informativa

Fuente: Motor Económico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *