El defensor de los rugbiers acude a la CIDH y denuncia la falta de “garantías”

Municipio_Quilmes_2020

La defensa de los diez rugbiers acusados por el homicidio de Fernando Báez Sosa, ocurrido hace casi tres meses en la localidad balnearia de Villa Gesell, denunció ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que el Ministerio Público bonaerense no les brindó el derecho a ser escuchados “con las debidas garantías”, informaron este miércoles fuentes judiciales.

Si bien se conoció hoy, el abogado Hugo Tomei realizó su presentación ante el organismo que depende de la Organización de Estados Americanos (OEA), con sede en Washington, el 8 de abril, casi una semana antes de que la Cámara de Apelaciones y Garantías de Dolores rechazara una serie de planteos de la defensa de los imputados.

Es que justamente en la tarde de ayer, esa cámara rechazó las apelaciones presentadas por el defensor respecto de la prisiones preventivas de ocho de los diez rugbiers, detenidos en la Unidad Penal de La Plata, y confirmara a la fiscal de Villa Gesell, Verónica Zamboni, al frente de la investigación.

En la denuncia en trámite ante la CIDH que ingresó con el registro P799/20, el letrado aseguró que “el Estado provincial no ha cumplido con brindarles” a los acusados, “la información detallada” del delito imputado y “las pruebas en su contra”.

El abogado subrayó en su denuncia la presunta responsabilidad del fiscal General de Departamento Judicial de Dolores, Diego Escoda, y del fiscal de ese distrito Mario Pérez, por haber desestimado una denuncia penal suya contra Zamboni, por “privación ilegal de la libertad, incumplimiento de los deberes de funcionario público, y falsedad instrumental”.

En su escrito, Tomei indicó que en el marco de la causa iniciada en Gesell tras el homicidio de Báez Sosa (18), “a media mañana del 18 de enero de 2020, se privó de libertad” a Máximo Thomsen (20), Ciro Pertosi (19), Luciano Pertossi (18), Lucas Pertossi (21), Enzo Comelli (20), Matías Benicelli (20), Blas Cinalli (18) y Ayrton Viollaz (20), Juan Pedro Guarino (19) y Alejo Milanesi (19).Señaló que se trata de “personas jóvenes sometidas a encierro carcelario” y que ocho de ellos “llevan más de 80 días en extrema situación”.

En ese sentido, denunció que “el Estado provincial, hasta el día de hoy no ha cumplido con brindarles la información detallada de hecho atribuido y las pruebas obrantes en su contra” y “por lo tanto, ha incurrido en una categórica e intolerable violación al derecho de ser oído con las debidas garantías”.

Tomei puntualizó que busca “restituir las garantías mínimas concedidas a los ciudadanos por la Convención Americana y violadas aquí por los funcionarios del aparato judicial del Estado provincial”.

Tal como había hecho en la denuncia penal que presentó el 13 de febrero contra la fiscal Zamboni y en su apelación ante la Cámara, el defensor insistió en la nulidad de las indagatorias de los imputados, en las que cada uno de ellos se negó a declarar al día siguiente del homicidio, por considerar que no fueron informados sobre la acusación ni sobre las pruebas.

Dijo que “estas audiencias formales” con cada imputado “nunca se llevaron a cabo”, lo que “determina el pleno estado de indefensión, denegación de justicia y define como ilegal la actual privación de libertad de todos ellos”.

En base a la breve distancia temporal entre cada una de las indagatorias, según consta en las actas, Tomei planteó que “se trató de un simulacro de audiencia”, y que el Estado no comunicó “los cargos formulados”.

Las imputaciones

Actualmente, Thomsen, Ciro, Luciano y Lucas Pertossi, Comelli, Benicelli, Cinalli y Viollaz están imputados por como coautores del delito de “homicidio agravado por alevosía y por concurso premeditado de dos o más personas”.

La Sala 1 de la Cámara de Dolores confirmó ayer la prisión preventiva de todos ellos, aunque el fallo se basó en la imputación inicial, en la que sólo Thomsen y Ciro Pertossi figuraban como coautores.

Al momento de dictarse esa medida cautelar por parte del Juez de Garantías, David Mancinelli, el resto había sido acusado de ser “partícipe necesario”, al igual que los dos rugbiers que fueron excarcelados por falta de mérito, Juan Pedro Guarino (19) y Alejo Milanesi (19).

Los jóvenes están acusados de haber asesinado a golpes a Báez Sosa en la madrugada del 18 de enero en Villa Gesell, frente al boliche Le Brique.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *