Analizan implementar un formato alternativo para la tradicional Feria del Libro

Municipio_Quilmes_2020

A casi un mes del comunicado de la Fundación El Libro donde se anunciaba que la 46º edición de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires se “aplazaba”, todo parece encaminarse hacia una cancelación definitiva de la edición 2020,: “Indudablemente, las posibilidades de la edición internacional se alejan”, responden a dúo María Teresa Carbano, presidenta de la institución, y Oche Califa, director institucional y cultural, quienes a su vez no descartan concretar un evento con un formato diferente al que se realiza en La Rural.

“Nos vemos obligados a informar a la opinión pública, al mundo de la cultura y a sus expositores, que debido a estas razones de fuerza mayor que estamos atravesando, y como fiel acatamiento a las disposiciones legales pertinentes, debemos disponer el aplazamiento de nuestro tradicional evento”, señalaba el comunicado de la Fundación difundido el pasado 18 de marzo que daba a conocer la noticia del “aplazamiento” de la edición de la Feria, que debía comenzar el próximo 28 de abril y se extendería hasta el 18 de mayo.

En un primer momento circuló la versión de que el aplazamiento se extendería hasta la primavera porteña, y que la Feria del Libro se realizaría en el mes de octubre; pero ante la pregunta sobre una fecha estimada para el evento, Carbano y Califa respondieron a Télam que “la situación sigue siendo incierta, la cuarentena anunciada en su momento se ha prorrogado, y no se avizora que las circulación y la actividad económica vaya a retomarse en su totalidad a corto plazo”.

Por lo que, agregaron, “indudablemente, las posibilidades de la edición internacional y con el número 46 se alejan. Veremos qué posibilidades existen de una actividad pública en el segundo semestre”.

Sobre la posibilidad de organizar un evento similar en el segundo semestre, Carbano y Califa aseguran estar “pensando en algo así, aunque no tenemos pistas sobre la situación sanitaria futura ni sobre las decisiones el gobierno. Pero sería interesante hacer una feria, ya que permitiría darle una cuota de oxígeno a la industria y porque el público espera un acontecimiento así en Buenos Aires”.

¿Están trabajando en cambios y modificaciones, tanto de espacios físicos como de contenidos culturales? “La industria del libro no se repondrá en veinticuatro horas de lo que pase este año. Así que la feria deberá ser repensada en muchos aspectos. Nos pasará a nosotros y a todas las ferias en el mundo”, explican.

La Feria del Libro de Buenos Aires se realiza actualmente en el Predio Rural del barrio de Palermo y es uno de los eventos culturales de mayor envergadura del continente; se trata de una cita fundamental para los profesionales del sector, los docentes y la industria editorial, suele recibir a unos 500 expositores, albergar más de 1200 actos culturales, recibe un promedio de un millón de visitantes por edición y se realiza sin interrupciones desde aquella primera edición de marzo de 1975.

Acerca del impacto de esta suspensión en la industria editorial, Carbano y Califa respondieron que “es enorme”: “Veníamos de cuatro años en descenso de las ventas, con menos novedades, menor tirada inicial, desocupación en lo editorial y cierre o achique de librerías. La expectativa de todo el sector por la Feria era muy optimista. No fue posible y lo que ya ha ocurrido en este lapso impactará en buena parte del año”.

“Nadie estaba preparado para esto. Ni el sector del libro, ni el de la educación ni el turismo. Es decir, acá se largó a llover sin que la radio lo avisara. Lo que quiere decir que no estábamos preparados”, concluyen.

Para paliar, al menos en parte, la necesidad de los lectores y visitantes habituales de la Feria la fundación ha subido a su canal en Youtube material de ediciones pasadas como entrevistas, homenajes, presentaciones y discursos inaugurales entre los que destacan los nombres de Mario Vargas Llosa, Raúl Zurita, Richard Ford, Aberlardo Castillo, Beatriz Sarlo, Quino, Javier Cercas, Rosa Montero, Liniers y Claudia Piñeiro.

La ciudad invitada de esta edición iba a ser La Habana, y uno de los nombres que más expectativas había despertado con su visita a la Argentina era el del escritor rumano Mircea Cartarescu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *