La Intendenta acepta la renuncia de directora de Prevención del Delito por pedido de la oposición

Municipio_Quilmes_2020

Es la lamentable que una mirada política que carece de fundamento jurídico haga renunciar a una funcionaria que actúa dentro del marco de la ley.
Sin lugar a dudas, la coalición política de derecha, Juntos por el Cambio, utilizan la cuestión de debate mediático sobre la liberación de presos para avanzar y condicionar el gobierno de Mayra Mendoza, quien le aceptó la renuncia de la doctora Claudia Cesaroni, quien estaba a cargo de la Dirección General de Prevención y Violencia de la Municipalidad de Quilmes, tal vez para evitar los medios nacionales generandole un problema en tiempos de pandemia.
Lo cierto es que Cesaroni ejercía su profesión como abogada de presos, que es un derecho constitucional, y a la vez era funcionaria del Estado. Lo único que es incompatible con su función es hacerle juicio al propio Estado. Todo lo demás es lícito.
La mirada del Bloque de Juntos por el Cambio , es política, no legal.
Pero lo que más llama la atención es ceder a este tipo de coacciones de la oposición erosiona la autoridad, y sienta un precedente peligroso.
En este tiempo de PAX ROMANA o STATUS QUO con la oposición se genera en el avance de marcación de agenda y hoy en Quilmes, renuncias de funcionarios que no cometieron delito ni actuaron fuera de la ley.
No es ingenuo este planteo de Juntos por el Cambio. Hoy la doctora Claudia Cesaroni renunció injustamente. Y la oposición descorcha ¿por qué brindará la próxima vez?

El pedido de Juntos por el Cambio

El Bloque de Concejales de Juntos por el Cambio Quilmes del Honorable Concejo Deliberante solicita a la Sra. Intendente Mayra Mendoza, exija la renuncia de la Abogada Claudia Cesaroni, quien fuera designada mediante Decreto N° 3274/19 como “Directora General para la Prevención del Delito y Violencia” que depende de la Secretaría de Seguridad y Ordenamiento Urbano de la Municipalidad de Quilmes.
Motiva el siguiente pedido las preocupantes manifestaciones públicas que la citada funcionaria efectuara en su condición de Abogada Defensora de detenidos que se encuentran en el penal de Villa Devoto y que, por su intervención profesional, solicitan su excarcelación.
Como es público y notorio, el pedido de excarcelación de quienes se encuentran privados de su libertad con motivo del COVID-19, ha generado en la sociedad un profundo debate como así también miedo, disconformidad y múltiples opiniones referidos al tema.
Ahora bien, una cosa es la opinión que pueda tener cada uno de los ciudadanos al respecto y otra muy distinta es cuando quien ostenta un cargo público, específicamente como cabeza de un área destinada a la prevención del delito, es abogada defensora de los detenidos que piden su liberación.
Sabemos que el ejercicio de la profesión liberal de los abogados, en tanto no sea ejercida para accionar en contra de los intereses del Estado, no resulta incompatible jurídicamente para ejercer un cargo público.
Pero en este caso, más allá que pudiese incurrirse en tal previsión, no tenemos duda que existe, al menos, incompatibilidad ética y moral.
¿Qué seguridad pueden sentir los Quilmeños si la funcionaria responsable de la prevención del delito, es quien está bregando por la liberación de quienes ya fueron detenidos y cumpliendo condena?
En derecho todos sabemos que la mayoría de las posturas son cuestionables, dependiendo de la doctrina que se siga en cada caso. Ahora bien, lo que sí es inopinable y por tanto genera preocupación es que la posición públicamente expuesta de esta funcionaria, hace presumir cuál será la posición ideológica y jurídica en la que basará las políticas públicas que dentro de sus funciones le corresponda diseñar.
La sociedad demanda de la política, de los políticos y de los gobernantes, seriedad y responsabilidad siempre, pero en momentos de excepcionalidad, la exigencia es mayor.
Es por lo expuesto que es nuestro deber, como representantes del pueblo Quilmeño, exigir que la funcionaria sea apartada de su cargo.

La renuncia pública

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *