Vuelve el macartismo a la Argentina

Municipio_Quilmes_2020

La amenaza del establishment a Alberto pidiendo el Fin de la Cuarentena

Las cybermilitancia de Juntos por el Cambio intenta instalar una campaña en contra de la cuarentena dispuesta por el gobierno nacional en el marco de la pandemia del coronavirus. Los trolls del macrismo duro convocan a una “rebelión ciudadana” para finalizar con las políticas de aislamento social, preventivo y obligatorio y llaman a movilizar “con barbijo y respetando la distancia”.

El origen de esta operación política es un extenso mensaje enviado por WhatsApp que lleva por título “Fin de la cuarentena” e imita el estilo de una carta abierta al presidente Alberto Fernández, que paradójicamente, no lleva ninguna firma.

“Los ciudadanos Argentinos retomaremos nuestros trabajos y actividades con los cuidados sanitarios correspondientes, ya que necesitamos comer y alimentar nuestras familias”, explica el comunicado firmado por “los honorables ciudadanos argentinos”.

El intento de deslegitimar la continuidad de la cuarentena está siendo fomentada en primer medida por los medios de comunicación hegemónicos, así como el sector más duro del PRO, que demanda la apertura actividades comerciales desde el fin del presente periodo de cuarentena.

A todas luces, se trata de una amenaza por parte del establisment local al presidente Alberto Fernández. En caso de que no flexibilice la cuarentena a exigencia del gran empresariado local, no dudarán en fomentar acciones mediático-políticas en contra de su gobierno. El grietismo es el germen de lo destituyente.

Fin de la Cuarentente (La carta anónima a Alberto Fernández)

Señor presidente y equipo de especialistas:

Les comunicamos que por razones de fuerza mayor y a partir del día 10 de mayo, los ciudadanos Argentinos retomaremos nuestros trabajos y actividades con los cuidados sanitarios correspondientes, ya que necesitamos comer y alimentar nuestras familias.

Vienen gestionando muy mal esta crisis. No queremos escuchar mas infectologos. Queremos escuchar también a economistas y matemáticos especialistas que comparen la letalidad de este virus con otras numerosas causas de muerte y así terminar con éste monopolio del virus y de cuarentena eterna que tanto daño nos hace.

No requerimos más clases televisivas de cómo cuidarnos la salud. Muchas gracias por enseñarnos!

Un país más empobrecido trae numerosas consecuencias directas a la salud de los ciudadanos casi irremediables. No queremos que nos maten en la calle por un celular. No es justo que no llegue el plato de comida a todos los hogares en un país productor de alimentos.

Exigimos acceder a un sistema de salud apropiado en relación a todos los impuestos que venimos pagando.

Como si esto fuera poco, los políticos hoy se atreven a hacernos responsables de los contagios en nuestra población: Los jubilados tienen la culpa de hacer largas colas para poder cobrar. Los médicos tienen la culpa por no protegerse. Nadie controla los geriátricos.

Ustedes, los políticos son el organismo de control. Son los responsables! Hagan su trabajo! Qué triste y pobre papel, qué mirada tan insensible y miserable .

Dejen de hablarle pavadas a la población. Aprendan a escuchar!

El personal de la salud no necesita más aplausos. No son héroes que van a morir a la guerra! Ellos necesitan que el dinero que ustedes recaudan de nuestros impuestos lo inviertan en el sistema de salud y la verdad es que vienen reduciendo ese presupuesto y eso es un genocidio.

Ustedes se dedican a descuidar al pueblo. Y hablan de no saturar el sistema de salud. Nuestro sistema de salud está roto y tiene falencias hace muchos años. Y la culpa no es de los ciudadanos que trabajan y pagan sus impuestos. Ustedes administran los fondos del estado y lo vienen haciendo muy mal hace muchos años en nuestro país.

Ustedes son el verdadero virus. No subestimen al pueblo y por favor siempre recuerden que la historia revela que somos grandes luchadores por nuestros derechos.

Atentamente los honorables ciudadanos Argentinos !

Fuente: El Ágora Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *