Piden jury para jueza de Quilmes que informó sobre “liberaciones masivas” de presos por coronavirus

Municipio_Quilmes_2020

Un pedido para que se le inicie un jury a una jueza penal de Quilmes por supuestas estadísticas falsas que difundió sobre presos por delitos sexuales liberados por la pandemia del coronavirus, fue presentado hoy ante la Secretaría de Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios Judiciales de la provincia de Buenos Aires.

Una fuente de ese organismo informó a Télam que la denuncia fue radicada contra la Jueza de Ejecución 1 de Quilmes, María Elena Márquez, por la presunta comisión del delito de intimidación pública.

La presentación, efectuada por la abogada Rocío Tristán, acusa a a magistrada de haber difundido en distintas entrevistas estadísticas falsas que causaron “conmoción en la comunidad”, referidas a “supuestas liberaciones masivas de presos”.

Además de intimidación pública, sostuvo que la jueza incurrió en “incompetencia o negligencia demostrada en el ejercicio de sus funciones, incumplimiento de los deberes inherentes al cargo y la realización de actos de parcialidad manifiesta”.

En la denuncia, la abogada acompañó copias de distintas entrevistas en las que la jueza hace referencia a la supuesta liberación masiva de personas privadas de libertad, tras el fallo del Tribuna de Casación que había habilitado las prisiones domiciliarias a detenidos en grupo de riesgo por la pandemia.

Según la presentación, la jueza aseguró en una nota que “se había liberado a 176 condenados por delitos contra la integridad sexual y que en un solo día se habían otorgado tantas prisiones domiciliarias como en un año”.

Liberó al preso que robó una casa a mazazos

Dos de los tres detenidos por asaltar esta  casa, a la que ingresaron tras romper la puerta a mazazos y amenazaron con armas a una familia para robarle dinero, habían sido beneficiados días atrás con prisiones domiciliarias por el coronavirus, informaron hoy fuentes judiciales y policiales.

Eduardo José Magri (34), quien gozaba de una prisión domiciliaria otorgada por la jueza de Ejecución Penal de Quilmes, Julia Márquez, fue uno de los protagonistas del asalto.

La jueza Márquez aseguró que le concedió ese beneficio a Magri porque padecía tuberculosis y formaba parte del grupo de riesgo por posible contagio de Covid-19 pero admitió que no solicitó que le pusieran una tobillera electrónica para poder monitorearlo porque pensó que “no era necesario”.

El hombre estaba alojado en la Unidad Carcelaria de Azul y el 20 de abril recibió el beneficio de prisión domiciliaria por parte de la jueza Márquez.

“Parecía lógico mandarlo a la casa porque era un paciente de riesgo y faltaba muy poco para el vencimiento de la pena. Ya estaba próximo a otros beneficios, no era una persona peligrosa, estaba enferma, hasta el médico estaba preocupado por su salud”, dijo la magistrada, quien admitió que supuso que el detenido iba a “apegarse a las resoluciones”.

“Esta persona estuvo más de seis años presa, sale y no dura ni un mes en la calle, algo está realmente mal” dijo Márquez al tiempo que agradeció que le permitieran explicar por qué dejó a Magri cumplir los meses que restaban de la condena en su domicilio y pidió disculpas a las mujeres que fueron víctimas de este hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *