Buscan desarrollar cabinas para realizar hisopados de forma segura para detectar coronavirus

Municipio_Quilmes_2020

Científicos y tecnólogos del Conicet, de la Comisión Nacional de Energía Atómica y de INVAP buscan evitar contagios del personal de salud y avanzan hacia la etapa de fabricación y ensayos para darle forma final a cabinas en las que realizar hisopados de forma segura para detectar coronavirus, se informó ayer.

La idea surgió a partir de la inquietud manifestada por un grupo de médicos del Hospital Argerich sobre bioseguridad en el ámbito hospitalario.

Uno de los procedimientos más frecuentes y riesgosos realizados por los trabajadores de la salud en la pandemia de Covid-19 es la toma de muestras a pacientes a través de hisopados nasales y faríngeos, por el riesgo de transmisión de partículas virales a través de aerosoles, y es por ello que un equipo de físicos e ingenieros está desarrollando una cabina, del tipo denominado “caja de guantes”, para realizar la toma de manera más segura.

“Las cabinas podrían instalarse en hospitales, establecimientos de salud y en centros móviles para testeos masivos”, dijo Laura Steren, investigadora en el nodo Constituyentes del Instituto de Nanociencia y Nanotecnología (INN), Villa Martelli del Conicet y de la Comisión Nacional de Energía Atómica.

Y agregó: “La idea surgió a partir de la inquietud que sobre el tema de bioseguridad nos manifestara un grupo de médicos del Hospital Argerich”, consignó la Agencia CyTA-Leloir.

Los gabinetes en desarrollo tienen atmósfera filtrada y presión controlada, y el diseño propuesto, del que también participa la empresa rionegrina INVAP, en Bariloche, contempla la toma, manipulación y transporte de muestras, así como la desinfección de la cabina.

“La seguridad de los trabajadores del sistema de salud es un factor crítico para preservar su solidez”, explicó Steren, directora del Laboratorio de Nanoestructuras Magnéticas y Dispositivos del INN y profesora del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA.

El proyecto ya superó la etapa de diseño, y los investigadores avanzan hacia la fase de fabricación y ensayos.

“La expectativa es que puedan empezar a usarse en 4 o 5 meses”, dijo Steren.

Esta iniciativa fue una de las seleccionadas en la convocatoria de la Agencia de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación en el marco de la Unidad Covid-19, impulsada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *