73 años del PJ

Municipio_Quilmes_2020

Por Jorge Richi (*)

Se cumplieron 73 años del nacimiento del Partido Justicialista.

A pesar de la edad , nuestro Partido es como un modelo viejo de auto pero de muy pocos kilómetros si tenemos en cuenta las interrupciones militares que lo proscribieron y el poco apego a las formalidades que tenemos los peronistas.

Como lo enseño Perón , el partido es la herramienta electoral que utiliza el Movimiento para presentar sus propuestas y candidatos en las elecciones.

Fue pionero el PJ y de la mano de Eva, en la organización y puesta en práctica de los derechos políticos de las mujeres a través de su rama femenina y la inclusión en sus listas de las primeras legisladoras mujeres de nuestro País.

La Ayuda Social Organizada , ejemplo en el mundo y única en nuestra historia fue también junto a su doctrina , concretas políticas territoriales que el PJ desplegó a lo largo y ancho del País por intermedio de sus Unidades Básicas y Concejos de Partidos locales.

Partido , mujeres , jóvenes y el movimiento obrero son su columna ,sus brazos y sus piernas.

Sin embargo los desencuentros políticos propios y las amañadas prácticas internas ( bien aprovechadas para la construcción del relato antiperonista ) hicieron del PJ un partido con escasa imagen a diferencia de los “prístinos y republicanos” espacios de nuestros primos radicales , la derecha conservadora y la izquierda asamblearia.

Pasamos de un partido movilizado y dueño de la calle en los 70 , a un partido que resolvía sus conflictos a los sillazos en el advenimiento de la democracia en los 80 .

La llegada de Cafiero ( Antonio , no Santiago) con la renovación significó la adecuación del Partido a las nuevas formas que nos habían arrebatado el poder con Alfonsín.

Pero a pesar de que en ese esquema se produjo la única elección interna para elegir el candidato a Presidente ( Menem vs Cafiero) ; la oportunidad y la apertura fue bien aprovechadas por los progres , los social demócratas y hasta históricos enemigos para ganarse un espacio y por fin colarse en el reparto de candidaturas , cargos y negocios bajo el ala del partido al que tanto odian.

Con Menem se completó la faena y no solo antiperonistas como los Alsogaray fueron socios electorales sino que se abrió la participación de los “independientes” en las elecciones internas que ; igualaron sus derechos a los de un ciudadano afiliado por compromiso y pertenencia al peronismo.

Convertido en un sello de goma y en la ” cáscara vacía” del que renegó Moyano , el PJ oficia de escribanía para casamientos y divorcios electorales.

Abre la puerta para que entren todos , se arma el FRENTE , se reparten las listas y una vez logrado el objetivo , se cierra hasta la próxima elección.

Los congresos partidarios son la puesta en escena del acuerdo dirigencial , donde los congresales citados por un telegrama van y levantan la mano sin saber para qué y aprovechan la ocasión para sacarse una selfie con algún dirigente .

A pesar de todo el PJ es el partido más grande , con más afiliados , con más peso político.

El escudo , las imágenes de Perón y Evita en la boleta , todavía mueven a las dos últimas generaciones electorales que votan al PJ aún tapándose la nariz , por tradición y conducta partidaria.

El PJ por si solo genera un piso de votos que ninguno de algunos dirigentes inflados a planes sociales puede lograr por si solo.

El PJ es sello , caja y poder.

Y socio mayoritario en cualquiera de los Frentes que cobija como lo fue en sus últimas dos versiones del Frente para la Victoria y el Frente de Todos.

Con el PJ no alcanza.
Sin el PJ no se puede.

Néstor y Cristina siempre lo entendieron.

Los tics Alfonsinistas de nuestro Presidente Alberto y la tentación siempre latente de que nos metamos la marcha , los símbolos y el partido en el culo , son una tentación para el convite de los que quieren cerrar la famosa grieta y armarse el tercer movimiento histórico.

Dependerá de nosotros los peronistas debatir y transitar el PJ para que dure más años que Mirta Legrand.

Repensar un partido en movimiento , sin mordazas , con capacidad de incidir en las desiciones de los mismos que lo usan para llegar a los cargos de poder , movilizado y democrático es una tarea pendiente.

Garantizar un PJ que sirva para ganar y también para gobernar con cuadros militantes propios primeros a la hora de cubrir cargos es imperativo.

Dejar atrás la dedocracia y permitir a sus afiliados que eligan y puedan ser elegidos es condición para que no muera y que siga siendo la herramienta electoral de todos y también de los propios Peronistas.

(*) Militante Peronista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *