“Nosotros lo hicimos”: las voces detrás de los hospitales modulares levantados en tiempo récord

Municipio_Quilmes_2020

Los hospitales modulares construidos en pocos días en Lomas de Zamora, Almirante Brown, Florencio Varela, Quilmes, Hurlingham, Tres de Febrero y Moreno dieron inicio a un cambio en esos municipios bonaerenses que permanecerá más allá de la pandemia de coronavirus y esconden historias de compromiso.

Cristian Torres es obrero y, mientras la mayoría de los argentinos estaba en su casa a salvo del coronavirus, él salió muchos días a trabajar para montar uno de los centros de salud de emergencia: “Nunca imaginé que pudiera empezar un hospital de cero y terminarlo en tan poco tiempo”, dijo a Télam todavía conmovido.

Cuando se hizo evidente que la pandemia de coronavirus había llegado a la Argentina, el Ministerio de Obras Públicas de la Nación, que conduce Gabriel Katopodis, tomó la decisión de equipar las zonas más pobladas del país con doce hospitales modulares de emergencia: ocho de ellos en distritos del conurbano bonaerense, un noveno en la ciudad de Mar del Plata y el resto en tres provincias, para lo cual se destinaron 1.894 millones de pesos.

“Uno veía en los noticieros que levantar un hospital en pocos días eran cosas que se podían hacer allá por China y ¡mirá ahora!, nosotros lo hicimos”, agregó satisfecho Torres.

Los ocho hospitales que se construyeron en territorio bonaerense tienen sectores de aislamiento para pacientes que no presenten cuadros demasiado graves además de camas de terapia intensiva con respiradores para los casos críticos, y fueron montados en menos de 30 días para afrontar el pico de contagios en esos conglomerados de la provincia de Buenos Aires.

“Me siento orgulloso de ser parte de este proyecto”, dijo Torres, que es obrero de una empresa contratista y trabajó en el montaje del hospital modular de Longchamps, localidad del partido de Almirante Brown. Junto a sus compañeros completaron la obra en apenas 22 días.

Torres es soldador y con sus herramientas de trabajo dio forma al esqueleto de ese centro de salud: “Armamos toda la estructura de hierro” del Hospital Modular de Emergencia “María Eugenia Álvarez”, llamado así en homenaje a la enfermera de Eva Perón, nacida en este distrito, y que aún vive y está lúcida con sus 93 años.

El hospital tiene 1.100 metros de superficie y se levantó en el predio de la Unidad de Pronta Atención (UPA) de esa localidad, cerca de la estación de trenes, una zona comercial y accesible para los vecinos, a la que llegarán en breve los cien trabajadores de la salud que completarán su planta porque funcionará las 24 horas.

“En 22 días junto al Ministerio de Obras Públicas de la Nación levantamos este hospital de 72 camas de las cuales 22 cuentan con respirador artificial y las otras 50 son intermedias”, explicó a Télam el intendente de Almirante Brown, Mariano Cascallares.

El jefe comunal graficó la relevancia que tendrá el centro de salud tanto ahora, ante la pandemia, como en el futuro: “Con esta obra estamos prácticamente duplicando la capacidad de la región en cuanto a camas hospitalarias y además estamos descomprimiendo la labor de los hospitales Arturo Oñativia y Lucio Meléndez de nuestro distrito”.

Por su parte, el secretario de Salud de Almirante Brown, Walter Gómez, explicó a esta agencia que “el Hospital Modular de Longchamps es la obra sanitaria más importante de nuestro distrito en los últimos años, concretada en tiempo récord y que nos posibilita aumentar considerablemente la capacidad hospitalaria de Almirante Brown”.

Detalló también que no fue la única intervención en el sistema sanitario comunal: “En paralelo a la construcción de este hospital, hemos montado sistemas de triage en el Lucio Meléndez y en el Arturo Oñativia, colocamos cámaras térmicas en el Menéndez de Adrogué, instalamos carpas con consultorios externos para descomprimir a ambos hospitales e incluso colocamos salas de internación modulares en ambos hospitales”, detalló.

Para el soldador Cristian Torres, trabajar en la construcción del hospital no fue fácil: “Nos tenían aislados en el Polideportivo de Longchamps y durante los 22 días de trabajo no vimos a nuestra familia, no teníamos contacto con nadie que no fueran las personas que estábamos en la obra y la empresa nos daba todo: barbijos, alcohol en gel o comida”, contó.

En efecto, por la pandemia las medidas sanitarias se extremaron en la obra y entre los trabajadores que participaron en el levantamiento de estos hospitales: “Mi familia también está orgullosa por todo esto y yo más porque nunca me imaginé ser parte de algo así”, concluyó.

Como Torres, Ariel Cena también se sumó como trabajador (en este caso municipal) a las tareas que implicó el armado de un hospital modular de Florencio Varela: “Mis compañeros y yo estamos orgullosos de haber participado en un proyecto tan grande, de haber puesto nuestro granito de arena”, explicó a esta agencia.

Cena detalló: “Hicimos la playa de estacionamiento, tareas de pintura y colocamos árboles y plantas” y, si bien reconoció que fue difícil trabajar en un contexto de pandemia, explicó los aspectos positivos: “Fuimos muy cuidadosos, tuvimos mucha precaución. Nos enfocábamos en el trabajo, no pensábamos en la enfermedad ni en lo que estaba pasando en el mundo, solo pensábamos en nuestra tarea”.

El trabajador municipal reiteró su orgullo por haber trabajado en el armado del hospital, pero, emocionado, expresó: “Se hizo un muy buen trabajo, quedó lindo y es algo que nunca vi pero ojalá no se use para lo que se lo levantó”.

Camas, salas y servicios que la pandemia dejará funcionando en el conurbano

Además del hospital de Almirante Brown, los municipios de Florencio Varela, Tres de Febrero, Hurlingham, Quilmes, Moreno, Esteban Echeverría, General Rodríguez e Ituzaingó también vieron llegar materiales y personal que en menos de un mes dejó instalado un centro de salud que, cuando la pandemia haya finalizado, seguirá funcionando para atender a las personas de esas localidades.

En la zona sur, el hospital modular de emergencia de Lomas de Zamora se levantó en el predio de la Unidad de Pronta Atención (UPA) de Villa Fiorito, con un total de 76 camas nuevas; y en Quilmes, en el predio de la Unidad de Pronta Atención (UPA) N° 17, en la calle Cabo Sessa al 1400, de la localidad de Bernal Oeste, donde se encontrarán 52 nuevas camas generales y 24 de terapia intensiva.

La intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, destacó “la rapidez en que avanzó la construcción de este lugar, con todo el equipamiento y las camas para brindar asistencia y contención a los vecinos y vecinas, en el marco de la pandemia por coronavirus. Esto es posible con el compromiso de gobiernos nacional, provincial y municipal que tienen el objetivo de cuidar la vida de todos los quilmeños y quilmeñas en este difícil momento”.

También en Florencio Varela se levantó un hospital modular en la parte posterior del predio perteneciente a la Unidad de Pronta Atención, ubicada en avenida Novak 899, en el barrio Kilómetro 26, 700.

“La construcción de este centro forma parte de la estrategia del Presidente que permite resguardar la salud de nuestra gente, a través del freno de la curva de contagios y ganando tiempo para evitar que los casos registrados se salgan del margen de maniobra del sistema sanitario”, explicó el intendente de Florencio Varela, Andrés Watson.

Por su parte, Rubén Trepichio, secretario de Salud del municipio, destacó: “Hemos invertido todo este tiempo en equipar el sistema sanitario comunal, de manera que este centro se suma a todas las acciones que venimos haciendo como el refuerzo del hospital ‘Mi Pueblo’, la reorganización de ‘El Cruce-Néstor Kirchner’, la labor de las clínicas privadas y las camas instaladas en los centros de aislamiento. Estamos preparados para dar batalla al coronavirus, por eso estamos estamos tranquilos”, completó.

En el oeste del Gran Buenos Aires, el nuevo hospital modular de Hurlingham se levantó en el terreno donde funciona el Hospital “Papa Francisco”, sumó 24 camas de terapia intensiva de alta complejidad y 52 camas de internación equipadas con oxígeno que quedarán en el municipio tras la pandemia.

Por su parte, el hospital modular de emergencia de Tres de Febrero está ubicado al lado del Centro de Salud Arturo Illia, en la avenida Perón y Matienzo, y sumará al distrito 40 camas de internación y servicio de laboratorio y de diagnóstico; mientras que en Moreno, el nuevo centro de salud se levantó al lado de la Unidad de Pronta Atención (UPA) 12, en la localidad de Cuartel V, y aportá 76 camas de internación, de las cuales 24 serán para terapia intensiva.

Por último, en General Rodríguez, cerca de 25 operarios trabajaron en montar un hospital sobre una platea de hormigón de 60 metros por otros 14,65 con una estructura nave industrial y un cerramiento aislante industrializado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *