NACIONALES

La UIA advierte un positivo cambio de ciclo para la producción y el empleo industrial

Municipio_Quilmes_2021

El empleo registrado industrial en octubre creció un 0,3%, lo que significó el quinto mes consecutivo de mejora y el segundo consecutivo por sobre el nivel prepandemia de febrero pasado al contabilizar 4.500 trabajadores más, equivalente a una mejora de 0,4%, según el último informe elaborado por el Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina (CEU).

En un contexto de leve caída en el número de asalariados registrados del sector privado, con cierta heterogeneidad sectorial, “en la industria se observa más claramente un cambio en el ciclo económico con una producción que se recupera mes a mes”, destacó la entidad fabril .

Esto se expresó en que octubre fue el quinto mes consecutivo de aumento del empleo registrado industrial (+0,3%; +3.672 puestos), y así, ya desde septiembre se encuentra por sobre el nivel prepandemia para mantenerse en el décimo mes de 2020 en unos 4.500 trabajadores adicionales (+0,4%).

Siguiendo en el sector manufacturero, se aclaró que tras la primera variación interanual positiva luego de la pandemia, en octubre la actividad industrial interrumpió esta tendencia y se contrajo un 4,1%, pero por el contrario, el empleo industrial continúa recortando su caída y se contrajo menos que la producción.

Esto implicó una desaceleración de la caída interanual del empleo industrial (-0,3%; -3.078 puestos), que ya se encuentra muy cercano a niveles del año 2019.

De esta manera, “son 57 meses consecutivos de contracción interanual del empleo asalariado registrado en la industria”, se resaltó.

Dentro de la heterogeneidad del empleo privado en general, los sectores de la construcción (+1,6%), industria (+0,3%), suministro de electricidad, gas y agua (+0,3%), y Pesca (+0,1%) conformaron el grupo de actividades que mostró un mayor dinamismo en la recuperación del empleo.

“Si bien la recuperación mantiene todavía comportamientos heterogéneos entre sectores, partiendo de niveles muy bajos tras la crisis provocada por la pandemia y la recesión de los dos años previos, ya hay empresas con mayor demanda de empleo que comienzan a mostrar subas en las contrataciones”, explicó el Centro de Estudios de la UIA.

Esta tendencia se manifiesta en las expectativas netas de contratación para los próximos tres meses, que “se ubicaron en terreno positivo por segundo mes consecutivo en noviembre”.

A pesar del escenario de rebote de la actividad, el informe aclaró que “aún hay dificultades relacionadas con la debilidad de la demanda, trabajadores dispensados del deber de asistir al lugar de trabajo y prestar tareas; y dificultades para el abastecimiento de algunos insumos”.

Estas dificultades se expresan también en la “aún elevada proporción de suspensiones acordadas por el 223 bis” de la Ley de Contratos de Trabajo, principal herramienta para adecuar la organización del trabajo a la menor producción, en un contexto de fuertes regulaciones en el mercado laboral.

De todas formas, con la reactivación la proporción de trabajadores suspendidos se redujo en noviembre y alcanzó al 3,8% de los trabajadores, la tasa más baja desde el mes de abril.

En cuanto a las proporción de empresas que han aplicado suspensiones, en noviembre se desaceleró la reducción y alcanzó al 14,4%, evidenciando las dificultades que se enfrentan.

“El cambio de ciclo económico, la consolidación de la recuperación del nivel de actividad y de la demanda serán fundamentales para dinamizar el mercado de trabajo y recuperar el empleo, permitiendo también la sostenibilidad de las empresas”, reseñó el CEU.

No obstante, aclaró que “para incentivar la contratación es necesaria una revisión del esquema actual de regulaciones, que actualmente limita el potencial que tiene la suba de la actividad para la recuperación del empleo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *