CABA

El Sadop porteño ratificó las clases virtuales hasta el 21 de mayo por “una exigencia humanitaria”

Municipio_Quilmes_2021

La conducción porteña del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) aseguró que “el dictado de clases virtuales es una exigencia humanitaria”, por lo que ratificó la continuidad pedagógica a través de la retención de tareas presenciales hasta el 21 de mayo próximo, cuando expirará el nuevo decreto presidencial, informó el gremio.

De acuerdo con el decreto 287/21, los indicadores de los últimos 14 días en la ciudad de Buenos Aires evidencian una situación de alarma epidemiológica y sanitaria. “Continuar los trayectos educativos de forma virtual es una exigencia humanitaria. Los docentes privados renuevan otra vez su compromiso con la vida”, remarcó el gremio en un comunicado.

Para la organización, hoy “la discusión no es pedagógica”, no obstante “la importancia del vínculo con los estudiantes y la forma en que se potencia con la presencialidad, pero “el tema es el cuidado de la salud y la vida para no lamentar más muertes de docentes”.

El gremio detalló que la retención de tareas presenciales se enmarca en el ejercicio del derecho relacionado con el deber de seguridad a cargo del empleador, consagrado en el artículo 75 de la Ley de Contrato de Trabajo (LCT) 20.744 y las resoluciones del Consejo Federal de Educación (CFE), en particular las 364/20 y 387/21 en la actual emergencia.

“Los empleadores de gestión privada de la ciudad no deben dejarse presionar y tienen que cuidar la salud de las comunidades educativas. Es un imperativo ético. Hay que cumplir la ley y no someter sus intereses en función de disputas judiciales o políticas”, puntualizó.

Para el Sadop, que conduce Alejandra López, la virtualidad “es un hecho”, y añadió que “nada es posible esperar de las autoridades educativas porteñas”, que decidieron “incumplir un decreto nacional, desviar las discusiones y presionar a las escuelas para que fuercen a los trabajadores, estudiantes y familias a arriesgar su salud”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *