CABA

Legislatura abre proceso para designar al nuevo Defensor del Pueblo porteño tras la renuncia de Amor

Municipio_Quilmes_2021-b

La Legislatura porteña iniciará el proceso para la designación del nuevo titular de la Defensoría del Pueblo, tras la renuncia de Alejandro Amor para encabezar la lista de precandidatos a diputados de la Ciudad por el Frente de Todos, informaron fuentes parlamentarias.

La dimisión de Amor fue elevada ante la Legislatura el lunes pasado, por lo cual será puesta en consideración en la próxima sesión ordinaria, prevista para el 5 de agosto, a partir de lo cual quedará oficializada la renuncia del actual defensor del Pueblo.

Amor asumió el cargo al frente del organismo de control en marzo del 2014, tras ser legislador porteño, y fue reelegido en 2019 por un segundo mandato que se iba a extender hasta el 2024.

Por ello, ante la vacancia generada, la Defensoría postuló a Carlos Palmiotti, quien se desempeña como adjunto, para sustituir a Amor “hasta tanto la Legislatura porteña designe al nuevo titular de la institución”.

Es que, de acuerdo a la ley 3 que dio origen a la Defensoría, en los casos de renuncia del cargo máximo, la Legislatura debe iniciar en el plazo máximo de diez días el procedimiento para designar al sucesor.

El futuro defensor deberá contar, para acceder al cargo, con el voto de las dos terceras partes del total de los diputados, es decir, al menos 40 de los 60 escaños, y será consagrado “en sesión especial y pública convocada al efecto con diez días de anticipación”.

Previamente, la Legislatura, a través de la Junta de Ética deberá abrir “un registro para que los ciudadanos, por si o a través de organizaciones no gubernamentales, hagan sus propuestas respecto de postulantes con antecedentes curriculares que las fundamenten”.

Además, podrá recibir impugnaciones u observaciones respecto de los candidatos propuestos, en tanto que los postulantes tendrán que exponer sus antecedentes en una audiencia pública.

La Defensoría del Pueblo es un órgano unipersonal e independiente con autonomía funcional y autarquía financiera. Ejerce las funciones establecidas por la ley sin recibir instrucciones de ninguna autoridad.

Tiene como misión “la defensa, protección y promoción de los derechos humanos y demás derechos y garantías e intereses individuales, colectivos y difusos tutelados en la Constitución Nacional, la Constitución de la Ciudad y las leyes, frente a los actos, hechos u omisiones de la administración, de prestadores de servicios públicos y de las fuerzas que ejerzan funciones de policía de seguridad local”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *