OPINIÓN, [DESTACADOS]

No más Conte Grand y sus servicios al poder político macrista-Por Ezequiel Arauz, concejal Todxs Quilmes

Municipio_Quilmes_2021-b

 No ocurre con otros temas: los bloques legislativos de Juntos por el Cambio se abroquelan sin fisuras en la defensa de la continuidad del jefe de los fiscales y la “Gestapo” Pro, Julio Conte Grand. Tratan así de eludir la posibilidad del juicio político al desgastado procurador. Esa actitud unívoca, muestra que la estructura de espionaje más chantajeo judicial – mediático lejos de habitar sótanos, era eje central de la gestión nacional y la provincial en el período 2015 – 2019 y ahora simboliza su superviviencia. A Conte Grand lo defiende Macri y lo defiende Juntos no tanto por él mismo, sino por asegurase su propia continuidad política en la estructura judicial del estado, su poder predilecto.  

   RECONTRAESPIONAJE

Tempranamente, Macri llegó a presidente ya procesado por espiar a su propia familia y a los sindicatos docentes de la Ciudad de Buenos Aires, mezclando estructuras estatales y paraestatales.

Sintetizamos aquella movida en nombre de  Ciro James. Hombre del célebre “Fino” Palacios, hecho en la dictadura e inspirador de la policía de la ciudad. El espionaje es,  y a eso vamos en definitiva, parte del ADN del espacio político que articuló el expresidente.

Esperable, durante su gobierno la estructura de espionaje se perfeccionó y amplió. Algunos personajes visibles y berretas de arte del apriete y el carpeteo en estrados y/o pantallas, fueron el falso abogado Marcelo  D´alessio, el periodista independiente Daniel Santoro y programas como Animales Sueltos de Alejandro Fantino y la Cornisa de Luis Majul. Los ejemplos no se agotan allí, ni por asomo, pero son lo suficientemente contundentes como para enmarcar la situación actual.     

 EL PROCURADOR

 Ya con Macri y Vidal fuera del poder institucional, Conte Grand – cuya función como procurador es ser jefe de los fiscales de la provincia de Buenos Aires -, es el eslabón que garantiza la supervivencia de una estructura que, ahora es público, funcionó como herramienta de persecución sobre opositores.

El procurador es funcional a la persistencia de esa línea, por ejemplo frente a las consecuencias que pudieran acaecer vía poder judicial. Más allá de qué (o en parte por eso mismo) por ahora, hay que decirlo, no han sido muchas.   

 La situación de Conte Grand es insostenible desde lo político hace rato y ahora desde lo legal tras la aparición de videos – para peor, de producción inequívocamente amarilla – donde se explica y explicita todo el andamiaje provincial con el que se desenvolvía la mesa judicial. Aparece mencionado como el garante del andamiaje destinado a perseguir opositores mediante la “preconstrucción” de causas.

Estructura que la siempre protegida exgobernadora, entre distraída y desalineada (como quien se recupera a medias del “basureo” de una ola veraniega), insiste en desmentir sin éxito.

DEMOCRACIA Y PODER JUDICIAL

 Es probable que la democracia y la política se deban desde 1983 hasta aquí, un debate para determinar qué rol quiere para la inteligencia en nuestro país. En el ínterin, Cambiemos – así se llamaba entonces – se encargó de darle un espaldarazo y utilizar a la espionaje como su herramienta preferida para enfrentar potenciales enemigos políticos y también para ordenar internas del espacio como ningún gobierno o espacio político lo hizo en estos años. Se sabe, Macri mando a espiar a Rodríguez Larreta, Diego Santilli y María Eugenia Vidal, entre otros. Pero además La “Gestapo” Pro se conoce en momentos en que el poder judicial desde su cúpula, la Suprema Corte, más el fuero federal de Comodoro Py (o Comodoro PRO como también se lo conoce) tienen un nivel de desgaste público preocupante. el ciclo virtuoso abierto con la modificaciones al inicio del gobierno de Néstor Kirchner se detuvo y retrocedió. El judicial es el poder que menos se modificó en el proceso democrático y es un poder en el que se cobijan las expresiones más conservadoras de nuestra sociedad y la defensa de los privilegios de clase.

Por eso el macrismo se hace fuerte allí y resiste con Conte Grand.         

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *